PORQUÉ VENGO A APOYAR LA LIBERTAD DE LEONARD PELTIER

Estimadxs amigxs del Comité de Apoyo a Peltier

Hace muchos años la figura de Leonard Peltier irrumpió en mi vida, fue gracias a una publicación minoritaria y local que publicábamos en Castellón. Su nombre era Ítaca, una revista que sacábamos cada mes con gran esfuerzo. Pero la pequeñez de la revista era inversamente proporcional al caudal de contactos y demás que nos ofreció. Allí se produjo el primer contacto, tímido, casi sin saber qué hacer. Un caso como el de Leonard, lleno de trampas legales y sobre todo lleno de odio no es fácil de abordar más allá del comunicado de rigor. No es fácil. Y debo añadir que siempre he sentido un gran respeto por las poblaciones indígenas de todos los continentes. De hecho creo que son los últimos reductos de una vida digna de tal nombre.

Participé hace años en una campaña que se hizo a nivel estatal para exigir su puesta en libertad y el esclarecimiento del caso. Después pasaron los años, pero no los invadió el olvido. Permitir semejante comportamiento sería añadir una pequeña muerte a la muerte que nos espera. Por ello, cuando hace dos años me enteré de vuestra existencia me alegré (no os podéis imaginar cuánto) y enseguida os escribí. Por eso estoy aquí. Me gustaría poder subir con más frecuencia, pero el trabajo y demás imponen sus límites. También soy consciente del hecho simbólico. Y también soy consciente de esas batallas que no están perdidas, pero cuya dificultad es camino seguro al desánimo. Posiblemente Peltier fallezca en la cárcel, no lo sé, aún así mantener un hálito de solidaridad es preciso para él y para nosotrxs. La reciprocidad de la vida. Cuando enfrente tienes al Imperio y su fantástica máquina de destrucción ecológica, humana, espiritual, etc… sólo nos queda persistir con la honradez de nuestras ideas y nuestros sentimientos en una especie de urdimbre que nos hace más libres y dignxs. El combate es desigual. Pero el final no está escrito, el futuro está abierto… incluso para lo mejor. Os agradezco de corazón todo el trabajo que lleváis a cabo. Por supuesto estoy a vuestro lado siempre. Ánimo y nos veremos más veces.

G.M. (Castellón de la Plana)