Gobierno USA, cultura de muerte…

Tras pasar por varios penales de los Estados Unidos e intentos de asesinato, Leonard Peltier lleva 38 años encarcelado en las duras condiciones de los penales de máxima seguridad. Peltier fue condenado el 18 de Abril de 1977, en un juicio en el que el gobierno y el FBI se confabularon para amañar las pruebas. Anteriormente dos indígenas que estaban con Peltier cuando se produjo el tiroteo que acabó con la vida de dos agentes del FBI, fueron absueltos por falta de pruebas y el jurado reconoció que actuaron en legítima defensa. En esa ocasión Peltier se hallaba huido al Canadá, situación que fue aprovechada por el FBI preparando pruebas falsas y testimonios fraudulentos, para poder reclamar la extradición de Peltier, juzgarlo y condenarlo a dos cadenas perpetuas.

La defensa legal de Peltier, durante varios años planteó diferentes recursos contra su condena, pero fueron rechazados hasta que el gobierno le hizo agotar la posibilidad de más apelaciones. En ese punto, responsables del gobierno reconocieron que Peltier no era culpable y que no sabían quién había matado a los dos agentes, por lo que su libertad sólo era posible mediante un perdón presidencial que le ha sido negado desde entonces.

Que detrás del gobierno de los Estados Unidos hay diferentes lobys de poder, no es ningún descubrimiento. Poderosos grupos ultraconsevadores que van desde las altas finanzas hasta gremios de órdenes policiales. Esa influencia se deja sentir más allá de las fronteras de los Estados Unidos. Poblaciones civiles son bombardeadas en nombre de una supuesta libertad y de una patética democracia. A estos gobiernos las democracias y las libertades, así como los llamados derechos humanos, sólo les importan para justificar y legitimar las invasiones, el expolio y la muerte de población civil. Ninguno de los países supuestamente “liberado”, tiene libertad, sino control y robo sistemático de sus patrimonios históricos y culturales y de todas sus riquezas naturales.

Esta influencia, en otra medida, la venimos sintiendo desde el mes de Febrero en las concentraciones que convocamos todos los jueves frente al consulado americano en Barcelona.

speakerconsulado

El despliegue policial no sería extraordinario sino fuera por la desproporción y el gasto injustificado del dinero que el gobierno español y catalán recaudan con los impuestos. En tiempos que han llamado de “crisis”, movilizar a diversos agentes de los diferentes cuerpos de policía, cuando los concentrados apenas superan la media docena de personas frente a una “bunkerizada” sede consular con su propia seguridad privada, es indecente y obsceno. Un abuso de ostentación semejante a la que hicieron sus vecinos reales al adquirir su pisito mansión en Pedralbes.

El despilfarro es la obscena gestión que acompaña a los políticos gobernantes y a sus principales funcionarios. El consulado de los Estados Unidos, en Barcelona, no sólo está custodiado por los marines y la seguridad privada, sino que además tiene a su servicio los diferentes cuerpos de la policía: policía nacional, mossos de esquadra y guardia urbana. A esto hay que sumarle un nutrido grupo de agentes sin uniforme que fracasan al intentar camuflarse y pasar desapercibidos en un paisaje casi despoblado. En una de las últimas concentraciones en las que, con mucho esfuerzo de difusión, apenas nos juntamos ocho personas, pudimos identificar entre uniformados y sin uniforme, unos quince agentes de policía que, a la hora del relevo, se multiplicaban. Y eso sin contar los que nunca se dejan ver y los que aguardan instrucciones en sus vehículos en las calles adyacentes.

consu-lado-policial

Cuando, una y otra vez, nos aseguran que no hay dinero para soportar la sanidad, la educación, el empleo o las pensiones y nos aumentan drásticamente el precio de los transportes, los alimentos y productos básicos…, el gobierno autoriza despliegues de efectivos policiales para proteger un consulado “fortaleza inexpugnable”. Y frente al absurdo, la lógica del poder al servicio de su amo en los Estados Unidos, dispone a sus funcionarios policiales como si fueran del propio gobierno yanki. Así se puede dar la paradoja de que prohiban caminar por una acera, a unas personas concretas, al declararla zona de seguridad. Circunstancia que se agrava cuando los mossos de esquadra se convierten en intermediarios e interlocutores entre el consulado y las personas que protestan, siendo los agentes los que te informan de la negativa del consulado a la solicitud de una recepción, o impidiendo la entrada de algún documento en el registro consular.

Cuando por una pequeña protesta se toman tantas precauciones y se lleva a cabo un desproporcionado despliegue, se pone en evidencia el poder del gobierno estadounidense sobre el resto de países. Por eso no es nada extraño que las policías de esos países se conviertan en sus funcionarios. 

     Por eso no es de extrañar que cuando las fuerzas militares y empresariales de los Estados Unidos bombardean países y poblaciones civiles para crear el pánico y el terror en las poblaciones, el resto de países asistan cómplices al cruel y dramático espectáculo de la muerte ajena. 

     Por eso no es de extrañar que en los Estados Unidos se aplique la pena de muerte, incluso a menores y a personas con graves dificultades para discernir el daño ajeno. 

     Por eso no es de extrañar que las cárceles de los Estados Unidos sean las más pobladas del mundo y mantengan en prisión a numerosos presos políticos. 

     Por eso no es de extrañar que los Estados Unidos apliquen su venganza penitenciaria contra todas aquellas personas que se rebelaron contra la brutalidad y el terror de su despiadado sistema. 

     Por eso, en las cárceles de los Estados Unidos se encuentran encerrados Leonard Peltier y Mumia Abu-Jamal, juzgados por unas muertes que no cometieron, y condenados a cadena perpetua. 

     Es por eso que el resto de países no son más que “terminaciones nerviosas de la bestia”, que le satisfacen y obedecen sumisamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s